Entrevista con Eblis Álvarez de Meridian Brothers

Entrevista con Eblis Álvarez de Meridian Brothers

Los Meridian Brothers (FEP2013) lanzaron Cumbia Siglo XXI, un disco que reafirma su posición como la llave maestra de la vanguardia musical en Colombia. Hablamos con Eblis Álvarez, la psique de este proyecto y uno de los músicos más inquietos del continente, sobre el trasfondo crítico del álbum, las músicas colombianas en la globalización y la fundamental amistad con Mario Galeano y Pedro Ojeda. 

Las canciones de Cumbia del Siglo XXI vienen acompañadas de textos explicativos pero también críticos sobre la cumbia y su carácter trendy de los últimos años. ¿Cuál es el trasfondo de esa crítica?

El trasfondo de la crítica no se centra tanto en la cumbia como en los procesos de la globalización que afectan los sistemas de la vida humana, arrancando por la economía por ejemplo. Es una crítica a la globalización de la cultura que se profundiza cada vez más en diferentes países y a la estandarización de la vida: desde la supervivencia hasta el arte. La globalización necesita una autorepresentación en el pueblo a conquistar, algo así como el orientalismo para la colonización cultural de la India. Así, la cumbia juega a dos bandas: una que recoge su sentido identitario, y que considero buena, y otra que aboga por la autorepresentación simplista para ser conquistados por el poder global. Los textos tratan sobre eso. El ejemplo del exotismo: uno solo es exótico ante el poder central, y por ello ese concepto es otra herramienta de colonización cultural. 

Una crítica insistente es su percepción sobre el uso ideológico que los poderes políticos le pueden dar a ritmos nativos como la cumbia, ¿cómo reclamar el espacio popular de estos ritmos y su visión crítica, cómo por ejemplo pasó con el reggaeton?

La politización de las tendencias artísticas es algo perjudicial porque el arte es una búsqueda del alma humana hacia sus lugares desconocidos, es una introspección a la mente colectiva. Pero esta conciencia colectiva no tiene injerencia en la política porque ésta última pretende controlar a las personas y eso puede detener la búsqueda de los pueblos por su humanidad. Yo opto por el desarrollo libre de los pueblos sin intervenciones institucionales como una compañía trasnacional, una disquera, una imposición cultural, como el nacionalismo. Todas son imposiciones políticas que utilizan la cultura para impedir el desarrollo natural de todas las personas. El reggaeton también sufrió esa doble vía de la cumbia: una línea identitaria que nació en las islas del Caribe y se acomodó a la tecnología de su época, que logró popularidad y al convertirse en tendencia se volvió mercancía, publicidad y moda. Las modas son pedazos de cultura muerto inyectados en las sociedades.   

En “Cumbia de la amistad” ud canta “Mis perros pintan la realidad porque soy como soy”. ¿Cómo describiría que han pintado la realidad de las nuevas músicas colombianas ud y sus amigos Mario Galeano y Pedro Ojeda?

“Cumbia de la amistad” es una canción muy personal, dedicada a mi par de amigos y que se canta desde el yo. Lo que se nos atribuye a Mario, a Pedro y a mí es algo externo que la gente ha dicho sobre nosotros. No pretendo institucionalizar o revolucionar, esas no son mis intenciones. Me considero un artesano. Pero a veces el destino lo pone a uno asumir una posición que está bajo el reflector del público. 

De El advenimiento del castillo mujer (2005) a esta Cumbia del Siglo XXI (2020) la intención experimental se mantiene pero la instrumentación si denota cambios importantes, ¿cómo ha sido la evolución técnica y la apropiación de nuevas tecnologías en el sonido de los Meridian en estos 15 años?

Como productor y músico siempre he tenido una curiosidad por experimentar con cualquier medio técnico para trabajar con sonido: desde lo más rústico hasta lo más complejo como la composición algorítmica o la utilización de hardware y software en configuraciones sofisticadas. Es mi curiosidad por hacer sonidos. Es una curiosidad aleatoria, con elementos que pueden venir de cualquier dimensión pero que al momento de grabar el disco son ordenados de manera sistemática. 

¿Cuál disco o artista ha descubierto o redescubierto en estos meses de confinamiento?

Soy una persona bastante disparatada en cuanto a gustos musicales. Durante la pandemia he estudiado mucho la música de guitarra ganesa y de Benín. 

¿Cuál fue el último concierto al que asistió y que extraña de esa sensación de comunidad alrededor de la música?

El último concierto que asistí fue el Marta Rivera, el proyecto de Bibiana Rojas que hace canciones naif, muy simples. Una música encantadora. Se pasó muy bien, sin saber lo que nos esperaba en marzo. 

... ...