Entrevista con La Ramona

Entrevista con La Ramona

Hablamos con La Ramona sobre “Biutiful”, una canción que cambió su forma de hacer música, el carácter terapéutico de la misma, aquel show imborrable del Festival Estéreo Picnic 2018 y los cambios en la relación con el público

  • “Biutiful” es una canción que marca un antes y después en tu carrera. ¿Qué nos puedes decir de ese cambio y por qué justo en este momento?

“Biutiful” fue una canción que marcó el principio del final de una etapa depresiva. La escribí en una época donde todo estaba oscuro a mi alrededor. Luego de un año logré ir a México a grabarla con Juan Galeano, con quien tuve la mejor química para sacarle un sonido soulero (que era algo que quería hacer desde hace rato). No fue sino hasta el inicio de la cuarentena que pudimos sacarla, y sin pensarlo se terminó convirtiendo en un himno de positivismo, casi que profético. El timing es todo definitivamente

  • La música como terapia. En otras entrevistas has destacado el carácter terapéutico de la música. ¿Cómo abordas esa característica de la música sin ser condescendiente?

Definitivamente la música como terapia fluye en mi de manera natural. No busco sanarle el corazón a los demás, busco salvarme del hoyo negro de la aterradora realidad e incertidumbre que me ha generado muchas situaciones de mi pasado. Sin darme cuenta, expiar mis miedos y demonios a través de la música hace que el mensaje pase de ser personal a colectivo. Cuando uno verbaliza las cosas que siente se da cuenta que no está solo en ese sentimiento, que todos sentimos y vivimos luchas muy similares y que el arte y el amor son la cura para todo lo que está mal. De alguna manera entendí que si yo perdono y sano a través de canciones, todos podemos hacerlo juntos y eso me parece poderoso. Estamos conectados en un mismo vibrar colectivo. Si yo avanzo, todos lo hacemos y viceversa (o eso me gusta creer). Trabajar en uno a veces puede ser el acto de amor más contundente y generoso.

  • Hay un video tuyo la tarde del concierto en el Festival Estéreo Picnic donde se te ve llorando, ¿cómo recuerdas ese día y qué sentiste antes y después de subir a la tarima?

Me muero por verlo 😂😂 ese día fue lleno de buenas sorpresas. Precisamente era una época donde me sentía estancada y profundamente triste. Estaba pasando por situaciones complicadas. Cuando supe que tenía la oportunidad de cantar en el FEP, el chip me cambió y le metí el turbo a la vuelta. Cuando llegamos creía que íbamos a tocarle a 15 personas, pero finalmente terminó llenándose el escenario, y se formó el ambiente ideal, acompañada de los mejores músicos, con el sol poniéndose atrás…un viernes perfecto. El público conectó tanto que me sentía abrumada por tanto amor, me sentí en confianza para ser -yo- completamente. Les hablé de las historias que inspiraban mis canciones, y no pude evitar en un momento sentarme a llorar de la alegría y de la emoción. Definitivamente ha sido de los shows más lindos e importantes de mi vida. Gracias a todos los que reciben mi música con cariño, me transforman.

  • Esa emoción en vivo, ¿cómo traducirla al digital? ¿Cómo lograr4 ese tipo de emociones en shows virtuales?

Es todo un reto. Para mí de los elementos primordiales es el público y la cercanía con el. Nunca me imaginé que en un live digital me diera pánico escénico 😂 pero es por no poder ver qué hay detrás de la pantalla. De todos modos es una experiencia que te enseña un montón, sobre todo a poder hacer de ese show lo más real y cálido posible a partir de los elementos técnicos. Es un gran aprendizaje y agradezco por eso también. Esto sólo va a hacer de los shows que vengan en el futuro algo aún más importante y significativo.

  • ¿Cuál fue el último disco o canción que descubriste o redescubriste en estos meses de confinamiento?

“In your eyes” de Badbadnotgood. Y un sinfín de música soulera y trip hopera una chimba.

  • ¿Cuál fue el último concierto al que fuiste y qué es lo que más extrañas de esa sensación de comunión que solo da la música en vivo?

Mi último concierto grande fue el de los Foo Fighters. Extraño todo, soy una persona absolutamente social. Amo el contacto con la gente, los abrazos, la emoción colectiva, saltar en manada porque una canción te inyecta la energía para hacerlo, sentir ese latir en plural en torno al arte. Los músicos dándola toda en el escenario, hablando de tú a tú con la gente, tocando fibras con su show

... ...