Entrevista con Valentina Añez de Las Añez

Entrevista con Valentina Añez de Las Añez

Valentina y Juanita Añez comparten el mismo timbre de voz y eso hace que sus composiciones parecieran una sola cantante desdoblada. Las posibilidades son infinitas y en tres discos Las Añez nos han convencido de ser el secreto mejor guardado de las nuevas músicas colombianas. Hablamos con Valentina, la mayor de estas hermanas gemelas, sobre su nuevo disco Reflexión, el atrevimiento para ser experimentar sin ataduras y la relación hipnótica de su música con el público.

1. ¿Cuándo y cómo se dieron cuenta que más allá de ser unas hermanas que cantaban juntas podían desarrollar un proyecto musical con sentido propio?

Desde muy pequeñas cantamos juntas, pero cuando empezamos a crear música más propia fue en la Universidad (Javeriana) cuando Juanita compuso una canción con un pedal de loops. Un aparato que nos permitió grabar muchas capas de diferentes voces en tiempo real. Ahí nos dimos cuenta que podíamos hacer un dúo de música propia. Antes, y actualmente también como un proyecto alternativo, cantamos con el grupo Bituin, un cuarteto con dos músicos que hace arreglos de jazz de diferentes compositores latinoamericanos. 

2. Recientemente lanzaron su tercer disco Reflexión, un disco muy performativo en su producción. “Canción migratoria” la grabaron mientras tocaban, cantaban y caminaban al tiempo. ¿Cuál es la intención tras esta performatividad y cómo influye en el producto final?

A pesar de que nuestro formato es sencillo, dos voces, le metemos mucho diseño y mucha experimentación para que cada canción sea un mundo con una identidad muy específica, que sientan las diferentes atmósferas. En esa exploración jugamos mucho con las voces y con distintas herramientas, procuramos nunca repetir y que cada detalle haga que la canción crezca. “Canción Migratoria” es producto de esa inquietud creativa. La grabamos mientras caminábamos para que se sintiera muy real, aprovechando el eco natural del espacio. La letra es una reflexión atemporal sobre la relación de los seres humanos con sus creencias, que conceptualmente también hicimos caminando. La intención siempre es darle a cada canción una atmósfera distinta. 

3. La propuesta vocal de Las Añez es su sello y para el público puede ser un poco difícil cantar esas canciones, ¿cómo han desarrollado su relación con el público y cómo la audiencia puede ser performativa de esas canciones sin cantarlas o bailarlas?

Sabemos que nuestra música no es la más comercial ni extremadamente popular pero sí son canciones en español con una atmósfera a la cual mucha gente se ha conectado. Esa atmósfera en vivo es minimalista y por eso en nuestros shows cada canción es una escena representativa, no tenemos una banda, ni hacemos una gran fiesta. Queremos que la gente sienta una experiencia particular en los conciertos de Las Añez, por ello procuramos hacer los shows en recintos pequeños y teatros. 

4. ¿Qué otros proyectos vocales o corales en Colombia destacan y consideran que proponen alternativas diferentes?

Nos gusta mucho Edson Velandia, hemos colaborado con él y lo consideramos uno de los grandes cantautores de Colombia. Admiramos artistas como Marta Gómez o Andrea Echeverri por sus propios diseños y una convicción particular para el uso de las letras. También otros amigos como Lucio Feuillet, María Mónica Gutiérrez con su grupo Suricato y su proyecto Montañera, Lucas Gil, todos grandes cantautores colombianos. 

5. ¿Qué disco o artista ha descubierto y redescubierto en estas semanas de confinamiento?

Hace poco descubrimos a Laurie Anderson. También Alexis Play que conocimos en el Concierto Colombia Crea Talento. Últimamente hemos escuchado mucho el último disco de Beyonce. 

6. ¿Cuál fue el último concierto al que fue y qué extraña de esa sensación de comunión en vivo?

El último show que hicimos fue en el Festival de La Tigra junto a Edson Velandia y Adriana Lizcano en Piedecuesta, Santander. Fue al aire libre y ante una audiencia masiva, no precisamente nuestro público, pero nos fue muy bien. Como era un Festival vimos otros shows y logramos compartir con la gente, muy buen clima, mucha fraternidad alrededor de la música. Sería bonito volver a vivir esa sensación.

... ...